Humidificador ultrasónico de la serie B-E de Trotec
Home Comfort

¿Tiene alguna pregunta?

Estamos a su disposición para proporcionarle información adicional.

Teléfono de información al cliente: +34 800 8090 8090
E-mail: info@trotec.com
  1. Productos y servicios
  2. Máquinas - HomeComfort
  3. Humidificadores
  4. Humidificadores ultrasónicos

Humidificadores ultrasónicos

Humidificación por ultrasonidos

El uso de humidificadores permite mantener valores de humedad óptimos en los espacios cerrados y contribuye así a prevenir los refriados, la irritación de ojos y la sequedad de la piel. ¿Pero cómo se consigue aportar humedad al aire por ultrasonidos?

Al contrario que los humidificadores en frío o por rotación, en los cuales el aire ambiental seco pasa a través de un filtro empapado en agua para incrementar su humedad, los humidificadores ultrasónicos generan niebla muy fina directamente a partir del agua, por lo que a menudo también se los denomina nebulizadores.

El proceso ultrasónico: más efectivo que nunca

El agua prácticamente no se puede comprimir y, por lo tanto, su presión es muy difícil de absorber. Esto se aprecia fácilmente en casos cotidianos como el vaso de agua situado junto a un altavoz. Nada más encender el volumen comienzan a formarse ondas en el agua, la superficie del agua «baila» al ritmo de la música y los tonos se reproducen en ondas. Cuanto más elevado sea el tono, mayor será la frecuencia y la onda producida. Éste es el principio utilizado por los humidificadores ultrasónicos. Así, mediante un transformador piezoeléctrico convierten la energía eléctrica en mecánica. Mediante sonidos de alta frecuencia, un oscilador sobre el suelo del depósito de agua genera elevados golpes de presión que liberan diminutas burbujas de aire (cavitación). Las ondas de presión generadas al mismo tiempo terminan por romper estas burbujas en la superficie, donde crean una columna de agua por encima del oscilador. Al estallar las burbujas de aire surgen sobre la superficie de la columna diminutas gotas nebulizadas de aprox. 1 µm de diámetro que el aire puede absorber especialmente rápido.

Este proceso se repite a una velocidad increíble. Con aprox. 1,8 megahercios, la frecuencia del sonido se sitúa en el llamado rango de ultrasonidos y, por lo tanto, fuera de la capacidad auditiva del ser humano, por lo que se trata de un método agradable y silencioso para nosotros. Al mismo tiempo, el agua entra perfectamente en ebullición ya que 1,8 MHz significa que cada segundo se transfieren 1,8 millones de ciclos de oscilación al agua. Esto provoca una sólida formación de pequeñas cavidades en la superficie del agua y de forma constante libera en las mismas gotas nebulizadas extraordinariamente pequeñas a partir de la cresta de la onda.

Aire limpio y humidificado: cuestión de higiene

Cartuchos Secosan: protección duradera hasta 6 meses frente a la proliferación de gérmenes, algas, moho y bacterias

La tecnología ultrasónica está probada y se aplica desde hace muchos años en sectores muy diversos cuando se necesita regular la humedad del aire ambiental con máxima precisión pero sin asumir costes de funcionamiento elevados. Se suelen escuchar críticas a los humidificadores ultrasónicos por su supuesta falta de higiene y porque propician la aparición de gérmenes en el depósito de agua que se expandirían por el aire con la nebulización. Pero lo cierto es que en el agua estancada de los depósitos siempre se desarrollan gérmenes. Así, cualquier aparato que acumule agua, independientemente de su tecnología de humidificación, propiciará la formación de bacterias en caso de que el mantenimiento y la limpieza sean insuficientes.

No obstante, sí es cierto que la naturaleza del proceso de los humidificadores ultrasónicos exige una mayor disciplina higiénica y de mantenimiento. Esto es debido a que el agua no se evapora, de modo que los posibles gérmenes se quedarían en el depósito, sino que mediante el proceso ultrasónico se transforma directamente en niebla y se libera al aire exterior. A pesar de que los propios ultrasonidos matan bacterias y gérmenes, para conservar a largo plazo y para el uso diario la funcionabilidad de este tipo de aparatos es necesario limpiarlos regularmente y a fondo tal según las indicaciones del fabricante. En este sentido se deben evitar a toda costa periodos largos de permanencia de agua en el depósito del aparato.

Para que los humidificadores ultrasónicos funcionen en condiciones higiénicas, el agua debe estar desmineralizada y, a ser posible, desinfectada. Con este propósito algunos aparatos disponen de un haz de luz UV integrado. Como alternativa, recomendamos el uso de un cartucho SecoSan en el depósito de agua del humidificador ultrasónico para evitar a largo plazo la aparición gérmenes y el desarrollo de bacterias. Este cartucho puede permanecer dentro del depósito al llenarlo con agua y actúa ininterrumpidamente durante seis meses.

Utilización con agua del grifo recién hervida

Si no se quiere utilizar un cartucho SecoSan, para la humidificación se puede emplear agua de grifo hervida y después enfriada a temperatura ambiente, cambiada cada día, o agua esterilizada y desmineralizada.

En concreto, el agua «destilada» es especialmente adecuada para los humidificadores ultrasónicos, puesto que el proceso de destilación ya elimina prácticamente todas las sales, sustancias orgánicas, microorganismos y otras impurezas, de modo que las condiciones higiénicas son las mejores posibles.

Sin embargo, el agua destilada real (obtenida por destilación) ya apenas se puede adquirir en el mercado, puesto que actualmente resulta más económico obtenerla mediante intercambiadores iónicos. Este agua desmineralizada por ionización se vende a menudo como «agua destilada», por ejemplo como agua para batería o plancha, pero si el envase no explicita por escrito «apta para usos médicos», no ofrece garantía de que el agua esté libre de gérmenes.

Recomendamos, por lo tanto, utilizar cada día agua fresca de grifo hervida. Desde un punto de vista higiénico será absolutamente suficiente y así evitará tener que comprar el agua destilada, de precio muy elevado. Al hervir el agua no sólo se matan los microorganismos y gérmenes, sino que además se reduce el grado de dureza del agua, lo cual minimiza significativamente la acumulación de cal en torno al aparato incluso si ya se han instalado cartuchos de descalcificación.

Calidad certificada por Internek


Con los humidificadores ultrasónicos de la serie B-E irá sobre seguro, puesto que este aparato se envía con certificado de calidad de la inspección técnica (TÜV) que le garantiza el valor, la seguridad y el buen funcionamiento del equipo.

El mejor aire para respirar, y con un estimulante aroma si se desea

Ambientador para el aire ambiental con aceites aromáticos

Algunos humidificadores ultrasónicos cuentan también con un sistema de difusión de aroma. Dichos modelos constituyen prácticamente dos aparatos en uno: humidificador del aire ambiental y ambientador. Están equipados con un depósito integrado de aceite aromático que se puede rellenar con el aceite etéreo que desee, ya sea estimulante o relajante. El difusor aromático se puede activar y desactivar y pulveriza el aceite en micropartículas para dispersarla de forma homogénea y discreta por la sala y es por tanto una gran herramienta para aplicar terapias aromáticas y activar de manera natural el poder curativo del ser humano. Los aromas influyen directamente en nuestro bienestar y pueden ayudar a reducir el estrés, mejorar el ambiente en casa e incluso paliar los problemas de sueño. Y para poder disfrutar con todos nuestros sentidos de este agradable clima ambiental, algunos humidificadores ultrasónicos cuentan también con iluminación LED «agradable para la vista».


 Equipamiento de serie

 disponibles de manera opcional

 no disponible